Zidane, el entrenador-jugador que disfruta como uno más