Zidane, como uno más, da clases de elegancia a los jugadores en un rondo