Zidane saca su carácter: no le importa el enfado de sus jugadores, piensa en el equipo