Zidane cree que la sanción es injusta mientras Simeone se centra en lo deportivo