En Zaragoza creen en el milagro de la salvación