Xavi Hernández ha pasado de pieza clave a suplente de lujo en el Barcelona