El último deseo de un niño con cáncer: fallecer con la camiseta del West Ham