El linier intentó calmar a los padres antes de su vergonzosa pelea en Canarias