El Villaverde, de un campo de tierra a césped artificial y el trofeo de la Champions