El Villarreal, ¿el ‘coco’ de los grandes?