Lo que se evitó en Vigo sucedió en un partido de juveniles del Sant Andreu