Valverde y Montella, una Copa para dar caché al palmarés