El Valencia resiste a la ‘tormenta de verano’ y no quiere vender a ningún jugador más