El Valencia pasa de la autodestrucción a ser un equipo respetado por todos