Prandelli se marcha entre abrazos y sin saber para qué Lim compró el Valencia