Gary Neville abandonó el estadio del Levante entre insultos y… firmando autógrafos