Un Valencia de Champions rompió su mala racha fuera de casa tumbando al Espanyol