La marcha de Valdés y Casillas: El Barça con la portería cubierta y el Madrid