Urrutia reconoce que falta "una conversación" con Valverde para su renovación, pero que no hay "plan B"