El autobús del Unitri brasileño, entrenado por un español, atracado a punta de pistola