Rafa viajó solo hasta La Coruña y Emery le premió regalándole una entrada para Riazor