Peleas, bengalas, insultos… Por todas estas cosas, el fútbol ya no es lugar para niños