Los ultras rusos agredieron a los españoles por una pegatina antifascista madrileña