Alcohol, ultras y bengalas, una combinación explosiva que terminó en batalla campal