Los Ultras Sur arrancaron asientos en el Calderón y los tiraron al cordón policial