Torres es titular y se pone las botas de marcar para frenar a un peligroso Villarreal