Torres manda callar a los que dudaron de él