Torres aporrea la puerta de la Selección y Simeone se deshace en halagos