Ter Stegen se la juega en la portería