El brutal pelotazo al juez de silla que significó la descalificación de Canadá de la Davis