Benítez llegó a Valdebebas y se encontró la taquilla vacía y su despacho ocupado