La Supercopa de Europa, el partido perfecto para que Morata convenza al madridismo