La afición suiza da al Real Madrid una bienvenida de reyes en el hotel de Basilea