Suárez, impotente pero realista: “Es casi imposible que me quiten la amarilla”