La hinchada del Standard ‘decapita’ a Defour, ahora en el eterno rival, y acaba expulsado