El ascenso del Sporting pilla a Castaño en la redacción: lágrimas y saltos de alegría