Simeone perdió los nervios en el banquillo y le podrían caer hasta 8 partidos de sanción