Simeone tuvo que esperar a que Torres atendiese a los fans para salir del entreno