El Atlético de Simeone le tiene cogida la medida al Santiago Bernabéu