El hijo de Simeone tira las faltas como CR7 y celebra los goles como Raúl o Villa