Rabioso, tenso y caliente: Así se tuvo que contener Simeone para no rajar del árbitro