El Sevilla se topa por tercera vez con la maldición de octavos