El Sevilla no se rinde y se levanta con más fuerza para enfrentarse al Barcelona