El Sevilla, con la misma ilusión y ambición que en su primera final de la Europa League