Un Sevilla renovado se enfrentará a un Real Madrid mermado por las lesiones