El aficionado de la Juve agredido en Sevilla recibió hasta siete puñaladas con un cristal