Y se armó el fiestón en Basilea y… ¡también por las calles de Sevilla!