Viejas rencillas en la Europa League de Turín, clave de la batalla campal de Sevilla