El rosco de Luis Enrique: el Barça, a 90 minutos de dar una vuelta sin fallo