Serreta, un empleado del Valencia, da el susto en el entrenamiento y sufre un ictus